Sábado 15 de Junio de 2024

Bank of America y S&P Global Ratings optimistas ante los inversores gracias al Nearshoring, a pesar de las elecciones de 2024

Bank of America y S&P Global Ratings optimistas ante los inversores gracias al Nearshoring, a pesar de las elecciones de 2024

En una conferencia de prensa, Carlos Capistrán, Economista en Jefe de Bank of America (BofA) para México, afirmó que las elecciones presidenciales de México este año no generan preocupación entre los inversionistas. Se espera que el proceso electoral transcurra sin sorpresas, y Capistrán destacó que la atención se centra en la «gran oportunidad» del nearshoring.

Oportunidad en Nearshoring: una perspectiva optimista

Capistrán señaló que la relocalización de cadenas de producción es la mayor oportunidad para la economía mexicana. Tanto los gobiernos Republicanos como Demócratas en Estados Unidos han impulsado esta tendencia, atrayendo cadenas de producción de Asia hacia Norteamérica.

Durante la administración de Donald Trump, se impusieron tarifas a China, estimulando la relocalización. Bajo el gobierno de Joe Biden, la política se ha mantenido, respaldada por subsidios significativos para atraer más industrias a la región. Capistrán subrayó que esta tendencia beneficiará a México independientemente del resultado electoral en 2024.

Pronóstico de crecimiento económico para México

En cuanto al crecimiento económico de México, BofA espera un crecimiento del 2% en 2024, con una disminución de dinamismo en la segunda mitad del año. Este patrón estacional se atribuye a cambios en el gasto gubernamental.

S&P Global Ratings ratificó la calificación soberana de México en ‘BBB’, con perspectiva estable. La agencia descartó impactos negativos de las elecciones y anticipó un manejo macroeconómico cauteloso en los próximos dos años.

S&P: confianza de inversionistas y riesgos futuros

S&P descartó iniciativas políticas que afecten el ambiente de negocios o el crecimiento económico a largo plazo en México. La agencia destacó la importancia de elementos clave, como un manejo macroeconómico cauteloso, para mantener la confianza de los inversionistas y el acceso a los mercados internacionales de capitales.

Si bien S&P anticipó oportunidades de inversión por el nearshoring, también señaló el riesgo de un alto nivel de déficit del Gobierno, lo que podría llevar a un mayor endeudamiento. La próxima administración se insta a aprovechar las oportunidades generadas por la relocalización de empresas extranjeras.

En resumen, tanto Bank of America como S&P proyectan un escenario positivo para México, enfocándose en el nearshoring como motor clave de crecimiento económico, independientemente de los resultados electorales y las reformas propuestas por el Gobierno.

Valentina Rodríguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *