Miércoles 24 de Abril de 2024

Francia escribe un nuevo capítulo: El aborto asegurado en su constitución

Francia escribe un nuevo capítulo: El aborto asegurado en su constitución

En una histórica votación, Francia se convierte en el primer país en consagrar el derecho al aborto en su Constitución, un paso significativo que busca enviar un mensaje al mundo en medio de los desafíos globales respecto a este tema. La ceremonia final de inscripción del aborto en la Constitución está programada para el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Con una abrumadora mayoría de 780 votos a favor, muy por encima de los 512 requeridos, los legisladores franceses adoptaron esta reforma constitucional durante un Congreso extraordinario de ambas cámaras en el Palacio de Versalles. Este acto legislativo no solo marca un progreso en los derechos reproductivos en Francia, sino que también se presenta como un ejemplo para el mundo.

El primer ministro, Gabriel Attal, expresó su esperanza de que este hito represente «el comienzo de un mundo de esperanza» para todas las mujeres, tanto dentro como fuera de las fronteras francesas. Destacó la importancia de proteger esta práctica que, según él, aún se encuentra en peligro en muchas partes del mundo.

La decisión surge en un contexto global donde los derechos reproductivos han experimentado retrocesos, especialmente con la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos en 2022 de dejar de reconocer el aborto como un derecho a nivel federal. Francia, en respuesta a estos desafíos, muestra un amplio apoyo social a la libertad de abortar.

La aprobación de esta enmienda constitucional se produce meses después de que Chile intentara introducir el derecho al aborto en su proyecto de nueva Constitución, una propuesta que fue rechazada en referendo. En contraste, algunos países prohíben implícitamente el aborto en sus Constituciones, defendiendo el derecho a la vida desde la concepción.

La posición de El Vaticano, expresada a través de la Academia Pontificia para la Vida, reafirma su oposición al aborto, destacando que «en la era de los derechos humanos universales, no puede haber ningún derecho a poner fin a la vida humana». Los obispos franceses, por su parte, expresaron su apoyo a quienes elijan conservar a sus hijos en situaciones difíciles, manteniendo una postura que reconoce la complejidad del debate.

Esta decisión legislativa refleja un compromiso por parte de Francia de liderar en la protección de los derechos de las mujeres, marcando un hito en la historia de los derechos reproductivos a nivel mundial.

Valentina Rodríguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *